Su sandalia cayó por una colina y no podía recuperarla. Este bonito pato no dudó en llevársela.

Aunque los patos no tienen fama de ser especialmente cariñosos con los seres humanos, sí que pueden mostrarse amistosos cuando la situación requiere. Myla Aguila estaba dando un paseo cerca de una aldea en Filipinas, cuando fue testigo de una simpática escena. Un niño estaba en la cima de una pequeña colina, mirando hacia la sandalia que se le había caído. Al parecer no podía bajar porque temía ensuciarse con la tierra. Afortunadamente alguien llegó para ayudarlo.

Este bonito pato no dudó en tomar la sandalia y llevársela al chico.

No fue tan sencillo, el zapato se le cayó tres veces antes de poder regresárselo a su dueño.

Finalmente lo logró, en medio de risas y ovaciones. Y al final, incluso trató de acercarse a su nuevo amigo de una manera hilarante.

Definitivamente los animales son lo mejor que ha podido pasarnos.

Tags: ,

Secured By miniOrange