En este lugar en india, las mujeres plantan 111 árboles cada vez que nace una niña.

En el pueblo de Rajasthan, India, era muy común que las familias se lamentarán de tener niñas, pues las consideraban menos valiosas al saber que tendrían que gastar más en ellas. Hoy sin embargo, existe una iniciativa ecofeminista que ha logrado que las personas reconsideren este erróneo punto de vista y de paso, le hagan un favor a la tierra. Todo comenzó cuando el ex-jefe local, Shyam Sundar Palatal, perdiera a su hija Kiran en sus años de juventud.

Con el fin de honrar su vida y la de cada niña que nace las mujeres siempre se reúnen para plantar 111 árboles, que ellas mismas cuidan.

Los frutos que obtienen de ellos, como mangos y amlas, se venden para aportar un ingreso extra a la comunidad.

A cada niña le aportan la cantidad de 315 dólares para abrirle una cuenta de ahorros.

Otro beneficio es que todos se aseguran de que ninguna niña se quede sin ir a la escuela, ni se case antes de ser mayor de edad.

Secured By miniOrange