Adolescente acaba en silla de ruedas y pierde bebé a causa de tatuaje.

No me dejes caer jamás” fue la frase tatuada que le costó la movilidad y la vida de su primer hijo a una adolescente colombiana de 16 años.

Luisa Fernanda Buitrago, tatuó la expresión debajo de su seno derecho cuando tenía 14 años por el precio de 13 dólares en casa de un vecino.

«Todo empezó con un dolor de espalda, sentía hormigueo en los pies, se me inflamó el estómago, no sentía las partes íntimas», contó Luisa al diario Prensa Libre Casanare.

15 días después de haber realizado el tatuaje, la adolescente fue hospitalizada debido a la falta de sensibilidad en las piernas. Los exámenes revelaron que una bacteria se había extendido desde su seno hasta su médula espinal, presuntamente fue adquirida debido a la falta de esterilización de las herramientas utilizadas para realizar el tatuaje.

Al extenderse la infección por toda la espalda, fue sometida a varias cirugías para drenar y lavar su columna, procedimiento que la dejaron en silla de ruedas.

Escuchar al neurocirujano decir que no volvería a caminar ha sido muy duro, una juventud en silla de ruedas no es buena, ser independiente y que de la noche a la mañana tengas que depender de alguien es algo muy difícil de asimilar, dijo la adolescente.

A causa de los medicamentos para contrarrestar la bacteria, tuvo un aborto y perdió al bebe que esperaba. Actualmente se encuentra en tratamiento y espera una nueva cirugía con la cual se espera pueda caminar nuevamente.

Secured By miniOrange