La princesa de Japón que renunció a la realeza para casarse con un plebeyo.

Ser una princesa es el sueño que a millones de mujeres alrededor del mundo les gustaría que se hiciera realidad, debido al glamour y los privilegios que ostenta la monarquía. Sin embargo Ayako, de 28 años de edad, acaba de renunciar a todo eso por algo mucho más valioso: ser feliz junto al amor de su vida.

La joven, de 28 años de edad, se casó con Kei Moriya de 32 en el Santuario Meji  de Tokio.

A diferencia de lo que ha ocurrido en otros países, Ayako se convirtió automáticamente en plebeya al casarse con él.

No obstante, Kei confía en ayudarla a adaptarse a su nueva vida y ambos confesaron estar ansiosos por formar una familia.

La pareja se conoció gracias a sus madres, que eran amigas.

Aunque Ayako ya no forma parte de la Familia Real, declaró que seguiría apoyando al emperador y la emperatriz, pues ese fue el deber que le inculcaron desde pequeña.

Secured By miniOrange